¿Realmente el azúcar es tan dañino para los dientes?

¿Realmente el azúcar es tan dañino para los dientes?

Siempre es señalado como el enemigo número uno de nuestra sonrisa, el responsable directo de la caries y de otras patologías orales, pero… ¿los peligros del azúcar en los dientes son tan reales como se cuenta? ¡Veamos!

La evidencia médica señala una relación entre el azúcar y el ácido, ya que el primero estimula su producción y facilita por tanto el potencial daño dental. Es decir, cuanta más azúcar consumamos, tendremos una cavidad oral más ácida. La placa bacteriana, al entrar en contacto con el azúcar, se transforma en un ácido capaz de atacar la dentición. De ahí la facilidad con la que creemos que se puede formar un agujero en el esmalte como consecuencia del consumo de azúcar.

Sin embargo, llegados a este punto, en Iessodent, tu dentista de confianza en Guissona y Ponts, queremos llevar el foco a donde realmente creemos que debe estar: la higiene bucal. Lo que vuelve al azúcar potencialmente peligroso para tu salud oral es una rutina de limpieza deficiente y no tanto el consumo de azúcar en sí. ¡Te contamos por qué!

La higiene bucal: el origen del problema

Desmintamos parcialmente este mito absoluto sobre el azúcar. La cuestión no es que elimines por completo los dulces de tu dieta pensando que son un enemigo inevitable de tu salud oral, sino que reduzcas todo lo posible el tiempo que el azúcar entra en contacto con tus dientes. Puedes seguir consumiendo -por supuesto, con moderación- alimentos azucarados si mantienes una muy buena higiene oral.

Después del cepillado, convenientemente acompañado por hilo dental y colutorio para que la higiene sea completa, se elimina la placa bacteriana. Lo realmente dañino para tu sonrisa es su acumulación, por lo que, si eliges un buen cepillado después de cada comida, tu salud oral se verá beneficiada de inmediato y reducirás exponencialmente el riesgo de contraer una patología oral.

Sí te recomendamos que moderes el consumo de bebidas azucaradas -especialmente los refrescos con gas- y dulces poco saludables como las golosinas, las galletas, la bollería industrial, dándole preferencia a alimentos que, aunque contengan azúcar, también nutrientes beneficiosos como las frutas. Pero siempre, lo más importante, será que mantengas una buena rutina de higiene oral y que pidas citas con nosotros para diseñar un calendario de visitas periódicas con el que cuidar tu sonrisa. ¡Siempre será un placer ayudarte!