Cómo aliviar el dolor tras comenzar un tratamiento de ortodoncia fija

Cómo aliviar el dolor tras comenzar un tratamiento de ortodoncia fija

A pesar de que la ortodoncia invisible ha ido escalando puestos, el tratamiento de brackets aún sigue conquistando la sonrisa de muchos pacientes por su gran relación calidad-precio y por su efectividad a la hora de corregir los problemas de malposición y mordida. No obstante, es cierto que el período de adaptación puede durar varios días, en los que cierto tipo de molestias pueden ser habituales. Al fin y al cabo, las mucosas y los tejidos blandos del interior de la cavidad oral necesitan acostumbrarse a la aparatología. Por eso, desde Iessodent, donde somos expertos en ortodoncia en Guissona y Ponts, hemos preparado una serie infalible de consejos para que te olvides de las molestias en tu tratamiento de brackets y puedas disfrutar, sin preocupaciones, de sus espectaculares resultados. ¡Toma nota!

Consejos para aliviar el dolor provocado por los brackets

Si el dolor es inmediato y agudo, los analgésicos, como el ibuprofeno, siempre bajo la supervisión de tu médico, son la opción más adecuada para un alivio instantáneo. No obstante, en Iessodent siempre apostamos por los cuidados preventivos, para evitar que estas molestias hagan tan siquiera su aparición.

Entre los métodos preventivos estrella está la cera para brackets: un producto incoloro y no tóxico (por lo que no pasará nada si lo ingieres accidentalmente) que recubre la aparatología y consigue evitar rozaduras y pequeñas heridas potenciales en la cara interna de las mejillas. Resulta, además, muy fácil de aplicar.

Por otro lado, si el dolor se localiza de manera concreta, son de especial utilidad los analgésicos tópicos que podrás poner con ayuda de un hisopo de algodón o untando la superficie de tu yema.

La alimentación es otro punto importante a tener en cuenta cuando comenzamos un tratamiento con ortodoncia: evitar alimentos demasiado pegajosos que puedan quedar atrapados en los brackets o demasiado duros, que favorezcan las molestias al morder, son buenas medidas preventivas.

 

¿Y si el dolor es muy agudo? Aunque es extraño que las molestias persistan, no todos los pacientes se adaptan igual al tratamiento. Por ello, si el dolor se hace más continuo, te recomendamos que sigas una dieta blanda y apliques algún remedio casero (enjuagues del agua tibia y compresas cubiertas de hielo para el rostro te ayudarán en caso de que exista inflamación).

 

No obstante, ante un dolor persistente, no dudes en contactar con nosotros. Revisaremos el estado de tu tratamiento y buscaremos soluciones adaptadas a tus necesidades.