¿Cuál es la repercusión real del azúcar en nuestros dientes? | Iessodent

¿Cómo afecta el azúcar a nuestros dientes y encías?

¿Cómo afecta el azúcar a nuestros dientes y encías?

Que el azúcar no es precisamente un aliado para nuestra salud oral no es ningún secreto, pero quizás se desconoce exactamente cuál es su repercusión y cómo puede afectar a nuestros dientes y encías. O esa es la impresión que nos llevamos en nuestra clínica dental en Guissona y en nuestra clínica dental en Ponts.

Por eso hemos decidido elaborar este pequeño artículo explicativo, para que desde ahora podáis concienciar a vuestros hijos con pelos y señales por qué deben moderar el consumo de dulces y chucherías:

1.      Proliferación de la placa bacteriana

Si hay algún manjar por el que las bacterias se desviven es el azúcar. Consumir mucho azúcar contribuye así a que se fortalezca y solidifique la placa bacteriana, haciéndola mucho más difícil de limpiar. Cuando las bacterias están tan expuestas al azúcar generan un ácido muy potente que va desgastando poco a poco el esmalte dental. Así se origina es el nacimiento de la caries, ya que las bacterias atraviesan la capa protectora externa del diente y anidan en su interior.

2.      Fracturas dentales

Los huecos provocados por el ácido de los azúcares en nuestras piezas dentales pueden llegar a tamaños que pongan en peligro la entereza del diente. Este puede fracturarse y perder así una parte.

3.      Repercusión en los empastes

El azúcar no afecta directamente al material del que están hechos los empastes, aunque evidentemente lo hace sobre la parte de pieza natural en la que el empaste está apoyado. La aparición de caries en los dientes empastados es más complicada de detectar, y muy difícil de hacerlo a simple vista para el ojo no experto. Estas nuevas caries pueden poner en peligro de nuevo el diente.

4.      Inflamación de las encías

La acumulación de placa bacteriana y su fortalecimiento debido al consumo de caries no solo afecta a las piezas dentales, también tiene consecuencias en el tejido gingival. Puede provocar una inflamación en las encías, que en los casos más leves nos dejará una sensación de sensibilidad dental. Si no se toman medidas a tiempo, la placa bacteriana puede acabar provocando la enfermedad periodontal, una afección que produce la recesión de las encías y acaba afectando a largo plazo al hueso y a la estabilidad del diente.

Como puedes ver, los peligros del consumo de azúcar son evidentes. Lo mejor es moderarlos muchísimo y dejarlo solo para ocasiones muy concretas y especiales. Es un pequeño sacrificio que tiene miles de ventajas y beneficios para nuestra salud oral.

Si eres de los que no pueden resistirse y el azúcar es tu pan de cada día, te recomendamos que pidas citas y visites nuestras clínicas dentales con frecuencia.